CARACTERÍSTICAS GENERALES

España con ese microclima tan especial del que presume es un ecosistema idóneo para la proliferación de los hongos ya que, su desarrollo, está condicionado principalmente por la humedad y la temperatura ambiental. La primavera los revive, aunque la estación estival si es lluviosa también es muy agradecida. Y en otoño, estación en la que los árboles pierden las hojas, es la época por antonomasia del renacer de los hongos. Ya el invierno, y con las primeras heladas, es el encargado de acabar con algunas de ellas, no todas, hasta otra vez la primavera.


Es por ello por lo que se puede decir que en España se dan setas casi todo el año. En primavera es muy frecuente el preciado gurumelo en Extremadura y la provincia de Huelva, Amanita ponderosa, que rompe el suelo a la vez que desprende ese aroma carácteristico que lo delata; también la cantarela o revollón, Cantharellus cibarius, seta muy apreciada por su sabor, hace aparición aguantando hasta el inicio del verano que si se presenta lluvioso se puede encontrar en grandes cantidades; también aparecen multitud de setas de temperatura caprichosa como Russulas, Amanitas y Boletus. De este modo las lluvias de finales del verano que auguran el inicio del otoño hacen aparecer gran cantidad de especies y en abundancia, pudiéndose prolongar desde principios de septiembre hasta finales de diciembre y siendo las primeras heladas las que aceleran la desaparición de la mayor parte de especies, aunque siempre podemos encontrar Lepista nuda, Craterellus cornucopioides, más conocida como trompeta de los muertos, Cantharellus lutescens y Tricholoma portentosum como especies caracterizadas por su resistencia al frío.

CLIMA PROPICIO