ANILLO O VELO

Muchas especies presentan un anillo o velo alrededor del pie. Procede del velo que protege al himenóforo cuando los ejemplares son jóvenes. Según se desarrolla la seta, este velo se desprende del borde del sombrero quedando a modo de anillo en torno al pie. Se puede presentar a distintas alturas del pie y con diversas formas: ascendente, descendente, simple, doble, liso, estriado, fijo o móvil. Según la especie de la que se trate, puede ser un anillo persistente como en la Amanita rubescens o simplemente fugaz como en la Amanita ovoidea, desapareciendo con facilidad pudiendo incluso desprenderse del pie como en la Macrolepiota procera. Es importante mencionar la cortina que presentan algunos géneros como los Cortinarius, que se presenta a modo de tela de araña, y que desaparece en los ejemplares adultos, quedando algunos restos filamentosos unidos al pie.