PIE

Esta parte puede presentar gran variedad de formas. Puede ser robusto, cilíndrico, filiforme, radicante, atenuado tanto hacia la base como al ápice, bulboso, excéntrico, lateral, sinuoso. El aspecto exterior del pie puede ser liso, escamoso, fibroso, aterciopelado, reticulado... Su interior puede ser macizo, hueco, cavernoso o fistuloso.